05 Nov.

Acción simbólica e historias de resistencia en Berlín

La agenda de Guardianes del Bosque en Berlín estuvo llena de eventos el día 01 de noviembre

Paralelo a la conferencia de prensa en la que se presentó evidencia del rol que los pueblos indígenas y comunidades locales desempeñan como una solución comprobada para el cambio climático, delegados de las organizaciones de Mesoamérica, Amazonia e Indonesia se reunieron con el Embajador de Reino Unido en Alemania, Sebastian Wood, para discutir los objetivos de los Guardianes del Bosque durante la COP 23.
Posteriormente las delegaciones completas se dirigieron a la Puerta de Brandenburgo, donde realizaron una acción simbólica contra la criminalización de las comunidades indígenas y defensores ambientales.

Acción Simbólica Guardianes del Bosque, Puerta de Brandenburgo. Berlín, Alemania. Noviembre 01, 2017

“Los Pueblos Indígenas y comunidades locales somos los mejores guardianes de los bosques, de los que depende en bienestar del mundo entero y sin los cuales no vamos a poder cumplir los objetivos planteados en el Acuerdo de París, pero no podemos seguir haciendo esto solos, necesitamos a los medios de comunicación, a la sociedad civil y a los tomadores de decisiones. Los necesitamos a todos”. Dijo en declaraciones a la prensa Cándido Mezúa, delegado de la Alianza Mesoamericana de Pueblos y Bosques (AMPB) durante la manifestación.
El público que se encontraba en la Puerta de Brandenburgo, uno de los lugares más icónicos de la capital alemana, apoyó con entusiasmo la campaña y las demandas de las organizaciones que buscan detener la criminalización y asesinato de los líderes indígenas y otros defensores ambientales, derechos territoriales seguros, acceso a financiamiento climático directo y la inclusión de sus conocimientos en las estrategias globales de prevención del calentamiento global.

Historias desde los territorios

Luego de la manifestación el grupo de delegados de 14 países realizaron dos eventos en el Museo de Historia Natural de Berlín, donde presentaron sus historias de vida, lecciones aprendidas y problemáticas frente a tomadores de decisiones y miembros de la sociedad civil.
Marli Kamis, de la Alianza de Pueblos Indígenas del Archipélago (AMAN) viajó con su delegación desde Indonesia para hablar sobre la problemática de criminalización que vive en su comunidad, donde la corrupción de los gobiernos locales en complicidad con los agro-negocios han desplazado y reprimido a los pueblos indígenas para sembrar monocultivos como la palma de aceite que han destruido los bosques y el modo de vida de las comunidades.
Patricia Juruna de Brasil y delegada de la Coordinadora de Organizaciones Indígenas de la Cuenca del Amazonas, contó la situación que vive su pueblo por el impacto de las grandes hidroeléctricas.
Olo Villaláz del pueblo Guna relató la historia de resistencia su pueblo para preservar sus territorios ancestrales, que continúa hasta la fecha en contra del gobierno de Panamá.
Wilma Mendoza, quien resistió la construcción de la carretera de penetración conocida como TIPNIS, habló sobre la represión del gobierno de Bolivia y la lucha que los pueblos indígenas siguen dando 7 años después de una victoria temporal por la preservación de sus territorios.
David Karai del pueblo Guaraní de Brasil relató la relación especial que los pueblos indígenas tienen con sus territorios, en la que los bosques son sagrados, así como la presión que el gobierno de Michel Temer está ejerciendo en Brasil, donde los derechos indígenas garantizados por la constitución y los tratados internacionales no están siendo respetados.
El día concluyó con el grupo unido, de la misma forma en que transcurrió la gira por Europa, para partir rumbo a Bonn, donde los Guardianes del Bosque buscarán crear alianzas y llevar sus mensajes a la COP23 sobre cambio climático.
Save Save Save